Buscar
  • Oursiwood

La Pequeña gota

El tiempo con nuestros hijos: aquella pequeña gota que puede cambiar el mundo


Son muchos los padres y madres que sienten que no pasan tiempo suficiente con sus hijos.

Quizás puedan dedicarles más horas cuando son pequeños, y aún así, con frecuencia piensan que sus hijos no recordarán esos primeros meses o años.


Luego, en cuanto empiezan la escuela, o quedan a cargo de un cuidador durante el día, los horarios y la rutina dejan pocas horas para compartir con ellos.

¿De qué valen entonces los esfuerzos que puedan hacer los padres por conversar, por jugar, por crear juntos… si finalmente serán una pequeña gota en el océano de experiencias que vivirán sus hijos?


Es una pregunta habitual… y que me recuerda a la frase de la Madre Teresa de Calculta: "A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara esa gota".


Se puede pensar que, por ejemplo, una hora al día de juego compartido es muy poco. Pero lo cierto es que, en esa hora diaria, estamos ayudando a nuestros hijos a desarrollar capacidades que les servirán para toda la vida.


Porque lo cierto es que gran parte de lo que somos, de lo que sentimos y de lo que nos gusta proviene de la nuestra infancia. Y, por eso, todo lo que hagamos cuenta.


Desde el embarazo


En el barriga de su mamá, el bebé ya tiene aptitudes, y de a poco empieza a desarrollar sus sentidos.

Desde sus primeras semanas, cada día es una oportunidad para ayudarles a crecer.

Y, aunque la mayoría de los niños no se acuerdan de los momentos anteriores a los 2 o 3 años, lo que les enseñamos no se pierde.

Por ejemplo, recuerdo el caso de una madre pianista, que se sorprendió al descubrir que su hija había asimilado canciones complicadas, y las podía repetir, sin haberlas ensayado.


El juego en los primeros años de vida


Existen muchas maneras de jugar con los niños, y cada tipo de juego va a impulsar una o varias aptitudes:

Cuando aprenden a sentarse, se puede comenzar por un juego libre o desestructurado, como la cesta de los tesoros. El bebé se sienta frente a una cesta que incluye objetos de materiales naturales y formas seguras para su edad, y por sí mismo comienza a descubrir texturas, formas, colores y sonidos.

Luego, se puede crear un juego simbólico, y simular que se toman fotos, se cocina, se cuida a un bebé o cualquier otra actividad familiar para el niño.

O bien, se puede plantear un juego de descubrimiento, como es la torre de encaje de madera:

con sus anillas, favorece el pensamiento lógico y matemático,

con sus colores, impulsa el pensamiento creativo,

a través de la madera, ayuda al desarrollo cognitivo y sensorial,

estimula la coordinación ojo-mano y la motricidad fina,

y favorece el reconocimiento de formas y colores.


Otro juego de descubrimiento creativo es el arcoiris de madera, que ofrece numerosas posibilidades. Puede convertirse en un puzzle, en un encajable, o en aquello que los pequeños quieran crear.

Sus piezas semicirculares invitan a la construcción y al juego simbólico, fomentando así la imaginación de los niños, y cubriendo sus necesidades de juego a lo largo de sus diferentes etapas de desarrollo.

El arcoiris tiene además una historia de fondo. Y es que, originalmente, se creó para las madres que, tras haber sufrido la pérdida de un hijo, vivían la llegada de su bebé arcoiris. Es un juguete de madera, con acabados suaves y en alegres colores pastel. Y su significado es que, tras la tormenta, llega un precioso arcoiris.



Respetar las individualidades de cada niño


Cada niño tiene sus intereses, su carácter y sus aptitudes. Por eso, al jugar, no es tan importante enseñarles algo en concreto, sino desarrollar sus habilidades para que tengan ganas de ejercer sus talentos.

¿Te imaginas cómo sería el mundo si cada persona hiciera lo que mejor sabe hacer? Seguramente la gente tendría más confianza en sí misma, y se esforzaría por mejorar continuamente.

En un mismo grupo de niños puede haber futuros biólogos, mecánicos, físicos, médicos, abogados, diseñadores… Más aún, muchos de ellos puede que ejerzan profesiones que hoy día no existen.

Lo cierto es que no tenemos una receta mágica. De lo único que disponemos es de nuestro tiempo, de ese rato al día para compartir con nuestros niños. De nosotros depende que lo invirtamos en ayudarles, de a poco, a desarrollar sus capacidades y buscar su talento.

#Arcoiris #Juguetesdemadera #Montessori

0 vistas
 OursiWood 
  • Facebook Basic Black
  • Pinterest Basic Black
  • Black Instagram Icon

contact@oursiwood.com

+34 610 356 696

Al usar el Sitio Web y/o realizar un pedido, aceptas los Términos de uso y la Política de privacidad